El peligro oculto de usar una férula para el pie caído

El peligro oculto de usar una férula para el pie caído

El peligro oculto de usar una férula para el pie caído

A medida que busca tratamientos para pie caído, es probable que su fisioterapeuta le recomiende una férula.

Hay una ventaja y una desventaja en el uso de férulas, y, desafortunadamente, por lo general, nadie le dice ambas partes.

La causa de esta imprudencia podría ser que la férula es una prescripción fácil: un terapeuta puede simplemente enviarlo a casa con una férula que debería mejorar su seguridad en los próximos años.

Pero el peligro oculto es que una férula realmente crea un problema completamente nuevo, que pronto conocerá.

En este artículo, aprenderá cuándo es apropiado usar una férula para pie caído de manera segura, y así poder obtener los mejores resultados.

Aquí está la primicia si desea la máxima recuperación posible para el pie caído:

La ventaja: ¡La férula para pie caído mejora su seguridad!

Por lo general, una férula es absolutamente esencial si tiene pie caído. Ayuda a mantener el pie en su lugar para que pueda moverse con seguridad y evitar caídas después del accidente cerebrovascular.

Aunque existan consecuencias por el uso de férula para pie caído, ¡definitivamente deberá usarla si su terapeuta lo recomienda!

En serio. No deje de usar su férula de tajo. Más tarde discutiremos una manera segura de dejarla.

Pero primero, discutiremos por qué es posible que desee considerar retirarse esa férula…

El peligro: las férulas en realidad le impiden mejorar en el largo plazo

Las férulas son como muletas. Son útiles mientras se está recuperando, pero en algún momento tendrá que deshacerse de ellas si desea lograr una recuperación completa.

Los pacientes con accidente cerebrovascular que usan férulas durante demasiado tiempo pueden terminar con una afección conocida como no uso aprendido y perder completamente el uso de su pie.

Porque los terapeutas son muy acertados cuando dicen “¡Lo usa o lo pierde!”

En verdad, si no usa su pie, éste perderá su movilidad.

El objetivo de la recuperación de accidente cerebrovascular no es simplemente encontrar técnicas de compensación para todo. El objetivo es volver a la vida de siempre, y apostamos a que no usaba una férula antes del accidente cerebrovascular.

Afortunadamente, si se reta a sí mismo a recuperar el uso de su pie, puede superar por completo la necesidad de una inconveniente férula.

Cómo superar la dependencia de las férulas para pie caído

Para recuperar el uso de su pie, necesita volver a conectar su mente con sus músculos a través de la neuroplasticidad.

La neuroplasticidad es el mecanismo que utiliza su cerebro para renovarse y formar nuevas conexiones neurales; y puede activarla a través de la práctica repetitiva.

Al repetir los ejercicios de pie caído una y otra vez, la neuroplasticidad comenzará a generarse y su cerebro mejorará y controlará mejor su pie.

Con el tiempo, la movilidad de su pie mejorará gradualmente gracias a su arduo trabajo.

Por lo tanto, ¿debería usar una férula para pie caído?

¿Entonces, qué debería hacer? ¿Debería conservar la férula o patearla hasta la banqueta?

Nuestro consejo es que continúe utilizando su férula porque es importante para su seguridad y bienestar.

¡Pero no se quede ahí!

Lo alentamos a comenzar a practicar ejercicios de pie caído con regularidad (preferiblemente con un régimen de ejercicios de rehabilitación para todo el cuerpo).

Esto evitará que su cerebro se olvide por completo de cómo usar su pie y lo ayudará a comenzar a superar lentamente la necesidad de una férula.

La práctica repetitiva es con lo que recuperará la independencia y se recuperará del pie caído.

A medida que trabaja duro y mueve esos músculos, puede ir usando férulas cada vez más pequeña para el pie caído.

Hasta que un día, no las necesite en absoluto.