No hay productos en el carrito.

Accidente cerebrovascular en los ganglios basales: conociendo los efectos y el proceso de recuperación

Cuidadora con sobreviviente de accidente cerebrovascular de ganglios basales

El accidente cerebrovascular de los ganglios basales es un tipo raro de accidente cerebrovascular que puede provocar efectos únicos a largo plazo, como embotamiento emocional o pérdida del habla espontánea.

Está a punto de conocer los otros efectos potenciales a largo plazo de un accidente cerebrovascular en los ganglios basales. Afortunadamente, no todo son malas noticias, porque también aprenderá cómo es posible la recuperación y qué pasos puede tomar para mejorar los resultados.

Tabla de contenido

  • Cómo afecta un accidente cerebrovascular a los ganglios basales
  • ¿Puede recuperarse de un accidente cerebrovascular de los ganglios basales?
  • Efectos secundarios del accidente cerebrovascular de los ganglios basales
  • Métodos de recuperación y rehabilitación

Cómo afecta un accidente cerebrovascular a los ganglios basales

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando el suministro de sangre en el cerebro se ve comprometido por una arteria obstruida (accidente cerebrovascular isquémico) o una arteria reventada (accidente cerebrovascular hemorrágico). Hay muchas áreas del cerebro que pueden verse afectadas por un accidente cerebrovascular, incluidos los ganglios basales.

Los ganglios basales son un grupo de estructuras que se encuentran en lo profundo del cerebro. Están fuertemente conectados con la corteza cerebral, el tálamo y el tronco encefálico.

Los ganglios basales están más asociados con estas funciones:

  • Emociones
  • Control muscular voluntario
  • Función cognitiva
  • Memoria procedimental y aprendizaje

Cuando los ganglios basales se dañan después de un accidente cerebrovascular, cualquiera de estas funciones se puede ver afectada. Afortunadamente, puede recuperarse de un accidente cerebrovascular de los ganglios basales si ayuda al cerebro a reconectarse a sí mismo a través de la neuroplasticidad.

¿Puede recuperarse de un accidente cerebrovascular en los ganglios basales?

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para reorganizarse a sí mismo, crear nuevas vías y reforzar las ya existentes que han resultado de la experiencia.

Esto significa que las funciones perdidas después de un accidente cerebrovascular se pueden restaurar, si no completamente, al menos parcialmente, ya que el cerebro puede crear nuevas vías en áreas sanas del cerebro para controlar las capacidades perdidas después de un accidente cerebrovascular.

Por ejemplo, si un paciente con accidente cerebrovascular de los ganglios basales pierde la capacidad para controlar su brazo, la neuroplasticidad permite que nuevas áreas del cerebro asuman la función del brazo. Sin embargo, no sucede por sí sola. La neuroplasticidad requiere un arduo trabajo a través de la experiencia para que ocurra.

Afortunadamente, para eso está la rehabilitación. Durante el proceso de recuperación del accidente cerebrovascular, los pacientes con accidente cerebrovascular están expuestos a experiencias terapéuticas intensas diseñadas para alentar al cerebro a reconectarse y recuperar las funciones perdidas.

Antes de profundizar en el proceso de rehabilitación, veamos los diversos efectos que pueden ocurrir después de un accidente cerebrovascular en los ganglios basales. Luego, mencionaremos los pasos para la recuperación.

Efectos secundarios del accidente cerebrovascular en los ganglios basales

Es importante saber que cada accidente cerebrovasculares diferente, por lo que todos experimentarán diferentes efectos secundarios.

No se garantiza que los siguientes efectos ocurran después de un accidente cerebrovascular y es posible que no ocurran en absoluto. En cambio, esta lista proporciona una descripción general de las posibles secuelas de un accidente cerebrovascular de los ganglios basales.

Estos son los efectos más comunesa largo plazo:

1. Deficiencias motoras

Una de las funciones principales de los ganglios basales es el control muscular voluntario. Cuando este control se ve comprometido, puede resultar en dificultades para realizar movimientos corporales coordinados.

Por lo tanto, las alteraciones motoras son uno de los efectos a largo plazo más comunes del accidente cerebrovascular de los ganglios basales.

Hay muchos tipos de deficiencias motoras que pueden ocurrir, como distonía y corea. Si el accidente cerebrovascular fue severo, el accidente cerebrovascular en los ganglios basales puede incluso provocar parálisis posterior al accidente cerebrovascular.

Su fisioterapeuta podrá diagnosticar su afección, si la padece.

2. Cambios en la sensación

Algunas personas con accidente cerebrovascular de los ganglios basales pueden experimentar entumecimiento o dificultad para sentir las partes del cuerpo afectadas por el accidente cerebrovascular.

Sin la capacidad de percibir sensaciones en todo el cuerpo, se pueden dificultar aún más las deficiencias motoras, ya que el cerebro necesita información sensorial para realizar movimientos coordinados.

Una posible explicación de los problemas sensoriales después de un accidente cerebrovascular de los ganglios basales es su proximidad al tálamo.

El tálamo juega un papel importante en la transmisión de señales sensoriales. De hecho, el entumecimiento después de un accidente cerebrovascular es uno de los efectos secundarios más comunes de un accidente cerebrovascular talámico.

3. Embotamiento emocional

Hombre que muestra cambios emocionales después de un accidente cerebrovascular de los ganglios basales

Un estudio encontró que los trastornos de los ganglios basales pueden alterar su percepción y experiencia de las emociones. Específicamente, el accidente cerebrovascular en los ganglios basales se asocia con embotamiento emocional.

El embotamiento emocional significa que el estímulo positivo se percibe de manera menos positiva y el estímulo negativo se percibe de manera menos negativa. Esto crea un efecto aplanado y “embotado” en las emociones.

4. Depresión posterior a un accidente cerebrovascular

Si bien la vida después de un accidente cerebrovascular puede resultar angustiosa a veces, un superviviente de accidente cerebrovascular de los ganglios basales podría percibirla de manera menos negativa debido a un embotamiento emocional. Si ese es el caso, ¿por qué la depresión posterior al accidente cerebrovascular es un efecto común a largo plazo?

Para comprender este fenómeno, intente ponerse en los zapatos de un superviviente de accidente cerebrovascular. Si todo de repente se sintiera plano, y experimentara menos tristeza y también menos felicidad, ¿eso no le afectaría?

Cada accidente cerebrovascular es diferente, por lo que todos experimentan diferentes efectos secundarios. Si bien no todos los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares en los ganglios basales experimentan depresión, es un efecto común a largo plazo.

5. Pérdida del habla espontánea

En un estudio, se informó que un sobreviviente de accidente cerebrovascular de los ganglios basales tenía un tiempo de respuesta verbal lento. No habló a menos que se le hablara. Sin embargo, cuando habló, sus respuestas fueron fluidas y apropiadas.

Esto indica que un accidente cerebrovascular en los ganglios basales puede afectar las funciones del habla, particularmente con el habla voluntaria. Sin embargo, todos los accidentes cerebrovasculares son diferentes, por lo que los efectos de los accidentes cerebrovasculares de los ganglios basales variarán de un paciente a otro.

La mayoría de las dificultades del habla después de un accidente cerebrovascular se clasifican en una afección llamada afasia. Hay diferentes tipos de afasia y un patólogo del habla y el lenguaje puede ayudar a diagnosticar su afección.

Métodos para la recuperación de un accidente cerebrovascular en los ganglios basales

Ilustración del cerebro reconectándose a sí mismo después de los efectos a largo plazo del accidente cerebrovascular de ganglios basales

La mayoría de los tratamientos para la recuperación de un accidente cerebrovascular se centran en activar la neuroplasticidad para alentar al cerebro a reconectarse a sí mismo. La neuroplasticidad se activa con la experiencia, especialmente cuando la experiencia es repetitiva y consistente.

Dicho esto, estas son algunas de las mejores terapias para la recuperación del accidente cerebrovascular de los ganglios basales:

  • Terapia física. Ayuda a restaurar el movimiento en el cuerpo mediante la práctica de ejercicios de ACV variados, que se dirigen a los músculos afectados. Idealmente, los pacientes deberían participar diario en fisioterapia, para proporcionar al cerebro suficiente estimulación para la recuperación.
  • Entrenamiento de la marcha. Ayuda a restaurar la capacidad de caminar. La rehabilitación de la marcha se centra en ejercicios para fortalecer y reentrenar las piernas, los pies y el tronco para mejorar el equilibrio. Por lo general, esto se realiza dentro de la fisioterapia.
  • Terapia ocupacional. Le ayudará a recuperar la independencia en las actividades de la vida diaria, como vestirse y usar el baño. La terapia ocupacional también puede ayudar con el fortalecimiento y la coordinación de los brazos.
  • Terapia de reentrenamiento sensorial. Ayuda a restaurar la sensación en el cuerpo mediante la práctica de varios ejercicios de reentrenamiento sensorial. Su objetivo es volver a enseñar al cerebro cómo interpretar sus sentidos, incluido su sentido del tacto.
  • Terapia del lenguaje. Ayuda a restaurar el habla practicando varios ejercicios de logopedia. Trabajar con un patólogo del habla y el lenguaje es ideal. Estos expertos pueden diagnosticar diferentes tipos de trastornos del lenguaje y brindarle un régimen que satisfaga sus necesidades.
  • Psicoterapia. Puede ayudar a los sobrevivientes a sobrellevar los cambios emocionales, como el embotamiento emocional o la depresión. Podría tomar varias sesiones experimentar los cambios.
  • Psicologia POSITIVA. Esta modalidad puede ayudar a promover mejores “estados de reposo” emocionales al enfocarse en lo positivo. Por ejemplo, se recomienda escribir en un diario de gratitud todos los días para entrenar al cerebro para que repose en un estado más agradecido.

Recuerde que la repetición es clave para la recuperación. Proporcione al cerebro estimulación repetitiva que se dirija al área que desea mejorar. Esto ayuda al proceso de reconexión para recuperar la función.

El camino hacia la recuperación

Como la mayoría de los tipos de accidente cerebrovascular, es posible recuperarse del accidente cerebrovascular en los ganglios basales, especialmente cuando se sigue un plan de rehabilitación constante.

Al exponer el cerebro a estímulos repetitivos, puede ayudar a activar la neuroplasticidad para reconectar el cerebro y recuperar las funciones perdidas.

La repetición es clave. Incluso si la recuperación se ha ralentizado, el cerebro responderá a la estimulación repetitiva. Continue poniendo un pie delante del otro. ¡Buena suerte!

Continúe: descargue nuestro libro electrónico sobre ejercicios de recuperación de accidentes cerebrovasculares de forma gratuita

¡Obtenga 15 páginas de ejercicios de accidente cerebrovascular gratis registrándose a continuación!

Artículos más populares:

Herramienta de recuperación: