No hay productos en el carrito.

Accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal: causas, efectos secundarios y recuperación

colorida ilustración de la anatomía del cerebro destacando un ACV del lóbulo frontal

El lóbulo frontal es la parte más grande del cerebro. Maneja funciones cognitivas superiores, incluidos el lenguaje, la memoria, la resolución de problemas y el juicio. El lóbulo frontal también juega un papel importante en nuestra expresión emocional, personalidad y movimiento. Por lo tanto, la recuperación de un accidente cerebrovascular del lóbulo frontal puede ser particularmente difícil si no sabe por dónde empezar.

Está a punto de aprender qué esperar de un accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal y cómo promover una recuperación exitosa.

Entendiendo la función del lóbulo frontal

El lóbulo frontal se compone de dos lóbulos emparejados conocidos como corteza frontal izquierda y corteza frontal derecha. Juntos, estos lóbulos comprenden casi dos tercios del cerebro y ayudan a controlar muchas funciones.

Estas son las funciones que se sabe que controla el lóbulo frontal:

  • Discurso y lenguaje. La mitad izquierda del lóbulo frontal ayuda a convertir los pensamientos en lenguaje verbal. Otras partes del lóbulo frontal también ayudan con las habilidades del lenguaje.
  • Habilidades motoras. El lóbulo frontal alberga la corteza motora primaria, una región que controla el movimiento muscular. Es lo que le permite caminar, correr y realizar cualquier otro movimiento físico que pueda imaginar.
  • Funcionamiento ejecutivo. El lóbulo frontal juega un papel fundamental en la capacidad de una persona para planificar, tomar decisiones, gestionar sus necesidades y hacer malabares con múltiples tareas a la vez. También juega un papel importante en la atención y la concentración.
  • Empatía y habilidades sociales. El lóbulo frontal nos ayuda a sentir empatía y comprender los sentimientos de los demás.

Un ACV en el lóbulo frontal puede afectar cualquiera de estas habilidades. Puede ser útil preguntarle al neurólogo qué hemisferio del cerebro se vio afectado por el accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal, ya que eso puede tener implicaciones para la recuperación.

Causas del accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal

Hay dos tipos de accidentes cerebrovasculares que pueden afectar el lóbulo frontal (y todas las demás áreas del cerebro).

Uno es el accidente cerebrovascular isquémico, ocurre cuando un coágulo de sangre obstruye una arteria del cerebro, privando a esta parte del cerebro de oxígeno. Y el otro, en casos más raros, es el accidente cerebrovascular hemorrágico, que ocurre cuando una arteria en el cerebro estalla, causando sangrado en el cerebro.

Debido a que el lóbulo frontal representa una gran parte del cerebro, las posibilidades de un ACV en el lóbulo frontal son mayores que las de los ACV’s subcorticales que ocurren en las profundidades del cerebro.

Además, el lóbulo frontal se divide en dos hemisferios donde cada hemisferio controla el lado opuesto del cuerpo. Como resultado, las deficiencias motoras generalmente ocurren en el lado del cuerpo opuesto al del ACV.

En otras palabras, un ACV en el lóbulo frontal derecho puede afectar el movimiento del lado izquierdo del cuerpo; y una apoplejía del lóbulo frontal izquierdo puede dañar el lado derecho.

Sin embargo, las deficiencias motoras no son el único efecto secundario de un ACV en el lóbulo frontal.

Efectos secundarios del accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal

El lóbulo frontal controla una amplia gama de funciones. Cuando se daña por el impacto de un accidente cerebrovascular, cualquiera de estas funciones puede verse interrumpida.

Estos son algunos de los síntomas más comunes del accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal:

  • Hemiparesia o hemiplejia. Esto implica debilidad o parálisis en un lado del cuerpo, generalmente el lado opuesto del accidente cerebrovascular. El lóbulo frontal controla el movimiento voluntario. Por lo tanto, los problemas motores después de un ACV en el lóbulo frontal son comunes.
  • Dificultades con el habla. Esto es particularmente común después de los accidentes cerebrovasculares en el lóbulo frontal izquierdo, ya que el hemisferio izquierdo suele ser el centro del lenguaje del cerebro. Sin embargo, cada cerebro está conectado de manera un poco diferente y ninguna función cerebral se controla únicamente en un hemisferio.
  • Disfagia. Los problemas para tragar (una condición conocida como disfagia) pueden ocurrir después de un ACV en el lóbulo frontal. Con accidentes cerebrovasculares graves, algunos pacientes pueden requerir una sonda de alimentación.
  • Ataxia. La dificultad con el movimiento coordinado (una condición conocida como ataxia) puede ocurrir cuando el control del movimiento voluntario del lóbulo frontal está comprometido. La ataxia puede afectar el movimiento de las extremidades, los movimientos de los ojos e incluso el habla y la deglución.
  • Incontinencia. Cuando un paciente con ACV en el lóbulo frontal pierde la capacidad de controlar la vejiga o los intestinos (que están controlados por los músculos), puede sufrir incontinencia.
  • Razonamiento espacial deteriorado. Debido a que el lóbulo frontal controla nuestra conciencia espacial, un ACV en el lóbulo frontal puede afectar la capacidad del paciente para identificar la ubicación de las cosas que ve, siente u oye, y puede causar dificultades para navegar por el entorno.
  • Demencia vascular. Esto se refiere a la pérdida de varias habilidades cognitivas importantes, incluido el control impulsivo, la memoria y la atención. También se puede asociar con comportamientos extraños. La demencia vascular a veces es causada por un accidente cerebrovascular, pero también puede desarrollarse por otras causas.
  • Cambios de comportamiento. No todos los efectos secundarios son tan extremos como la demencia. Algunos pacientes con ACV en el lóbulo frontal experimentan cambios más pequeños de comportamiento, como irritabilidad o impulsividad.
  • Cambios de personalidad. Cuando un accidente cerebrovascular afecta los pensamientos, acciones y creencias de una persona, puede provocar cambios de personalidad.
  • Deficits cognitivos. El lóbulo frontal juega un papel importante en el funcionamiento ejecutivo. Un accidente cerebrovascular en esta área del cerebro puede afectar la capacidad del paciente para pensar críticamente, tomar decisiones y manejar sus necesidades.

Como puede ver, hay muchos posibles efectos secundarios de un accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal, porque el lóbulo frontal controla muchas funciones diferentes.

Cada ACV es diferente y cada cerebro está conectado de manera un poco diferente. Por lo tanto, cada paciente con accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal sufrirá diferentes efectos secundarios.

La buena noticia es que el cerebro puede curarse a sí mismo después de un ACV en el lóbulo frontal, y algunos, si no todos, los efectos secundarios pueden minimizarse con terapias intensivas y trabajo duro.

Cómo curar el cerebro después de un accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal

Si bien los efectos del ACV en el lóbulo frontal pueden ser dañinos, no son necesariamente permanentes. De hecho, el cerebro puede reasignar funciones a partes sanas del cerebro para ayudar a “tomar el relevo”.

Este proceso se conoce como neuroplasticidad y permite a los pacientes recuperarse, al menos parcialmente, de los efectos secundarios del accidente cerebrovascular. A través de la repetición masiva, puede activar la neuroplasticidad y volver a entrenar su cerebro para recuperar las habilidades perdidas después de un ACV.

Para comprender cómo funciona la neuroplasticidad, considérelo como pavimentar nuevos caminos. Cuanto más practique algo, más fuertes se vuelven esos caminos. La repetición es cómo se aprenden originalmente todas las habilidades y como se vuelven a aprender las habilidades durante la rehabilitación.

La repetición estimula el cerebro y fomenta la formación de nuevas “pistas neuronales”. Cuanto más practica una habilidad, más fuertes se vuelven estas vías neuronales y más mejora su función.

Por lo tanto, incluso si ha sufrido daños en el lóbulo frontal, es posible que aún pueda recuperar la función a través de la rehabilitación.

Cómo funciona el proceso de rehabilitación de un accidente cerebrovascular

Para recuperar la función después de un accidente cerebrovascular, deberá participar en una terapia y rehabilitación rigurosas.

Aquí hay algunos tipos de terapias que pueden promover una recuperación exitosa del accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal:

  • Ejercicios de logopedia. Si su accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal le causó afasia (dificultad para hablar y / o comprender el lenguaje) o disfagia (dificultad para tragar), comience los ejercicios de terapia del habla de inmediato. Un terapeuta del habla puede enseñarle cómo reentrenar su cerebro y recuperar las habilidades del lenguaje, y también puede ayudarlo a mejorar su deglución.
  • Ejercicios de fisioterapia. Para recuperar la fuerza muscular y la coordinación, asegúrese de participar en fisioterapia. Los ejercicios de ACV diarios son clave para la recuperación. Al ejercitar las partes afectadas de su cuerpo, estimulará su cerebro y reavivará las redes neuronales que lo ayudan a moverse.
  • Terapia ocupacional. Después de un accidente cerebrovascular, puede resultar difícil realizar actividades de cuidado personal, también conocidas como “Actividades de la vida diaria”. Trabajar con un terapeuta ocupacional lo ayudará a recuperar algunas de estas habilidades funcionales para que pueda volver a ser más independiente. Los terapeutas ocupacionales también pueden ayudarlo con las habilidades necesarias para hacer cosas en su hogar, regresar al trabajo o la escuela y, potencialmente, conducir.
  • Ejercicios de entrenamiento cognitivo. Esta capacitación, que a menudo es guiada por un logopeda, puede ayudar a mejorar la memoria, la atención, la resolución de problemas y las habilidades de aprendizaje. Puede hacer esto mediante la repetición intensiva de ejercicios cognitivos para la recuperación del accidente cerebrovascular.
  • Terapia de conducta cognitiva. La TCC ayuda a las personas a desarrollar estrategias positivas para evitar acciones dañinas. Puede ser especialmente útil para las víctimas de accidentes cerebrovasculares que luchan contra la impulsividad.
  • Psicologia POSITIVA. La psicología positiva puede ayudar a reentrenar el cerebro para experimentar emociones más positivas.

Estas son algunas terapias y tratamientos que pueden ayudarlo a recuperarse de un derrame cerebral del lóbulo frontal. Hable con sus terapeutas para obtener más recomendaciones.

Accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal: puntos clave

Debido a que el lóbulo frontal es la parte más grande del cerebro, desempeña un papel en muchas funciones diferentes. Por lo tanto, un ACV en el lóbulo frontal puede crear una amplia variedad de efectos secundarios.

Afortunadamente, gracias a la neuroplasticidad del cerebro, la recuperación es posible. Al participar en varias formas de terapia, puede ayudar a reconectar el cerebro y volver a entrenar las funciones que pueden haberse perdido.

La clave es encontrar una terapia que se adapte a sus necesidades y seguir practicándola hasta que recupere sus habilidades.

Esperamos que este artículo le haya ayudado a comprender mejor el accidente cerebrovascular en el lóbulo frontal y cómo recuperarse. Mucha suerte en el camino hacia la recuperación.

Continúe: descargue nuestro libro electrónico sobre ejercicios de recuperación de accidentes cerebrovasculares de forma gratuita

¡Obtenga 15 páginas de ejercicios de accidente cerebrovascular gratis registrándose a continuación!

Artículos más populares:

Herramienta de recuperación: